26. Uruguay: una vuelta a los orígenes.

Ainhoa Mallo -Playa de Las Flores“Algunas cosas del pasado desaparecieron pero otras abren una brecha al futuro y son las que quiero rescatar.” Mario Benedetti

Una pequeña incursión en este blog que últimamente he de reconocer está silencioso. Hoy es “vente y mueve” y llevo 20 días en Uruguay. Una vuelta a los orígenes, a los recuerdos de mi adolescencia y el contacto con quienes compartieron conmigo esa etapa del camino en el que se sueña con las “fiestas de quince”, las tardes de “bowling” o las escapadas a dedo para ir hasta la “Barra” en Punta del Este. Sofía, Mariana, Sole, Magalí, El “Bocha”, Edith, Pablo… saben bien de que hablo, y quienes no, seguro se lo imaginan.

Un viaje muy especial que me ha traído al otro lado del Atlántico para compartir mi nueva trayectoria profesional, este camino del Co:walking® y del Dakota Coach que han ido fraguándose a lo largo de todo este año. Como bien dijo Steve Jobs, los puntos se van conectando y en las aulas en las que ideaba mi futuro profesional, ahora despierto a otros su talento. Con compañeros de clase con los que compartía pupitre, ahora colaboro y participo en encuentros empresariales. Tirando de unos hilos y de otros se entreteje la red de contactos para crear nuevos proyectos. Era necesario entrar en ese silencio, desconectar para volver a conectarse. Alejarme del movido verano para adentrarme en el tranquilo ritmo del invierno. Desde mi vida actual, retornar a los orígenes y recuperar esencias. Todo ello para seguir aportando, acompañando a otros a disfrutar de su camino para que desde sus raíces, encuentren sus alas.

Foto de Sofía Battegazzore.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en aïnhoa mallo, coaching, DakotaCoach, internacional. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 26. Uruguay: una vuelta a los orígenes.

  1. Albino Mallo dijo:

    Fue una escala más en mi carrera periodística profesional, situada entre la de Bruselas y la de Santiago de Chile, pero quizá para ti la más importante. En Bruselas pienso que pasate desapercibida, por tu corta edad, porque cuando llegamos ya dominabas el francés y porque el, tiempo fue alredeor de un año escaso, y a la capital chilena llegaste casi madura e incluso con edad para entrar en la universidad. Pero Montevideo fue para ti la etapa de más formacion, con el famoso “cumple de 15”, la intensidad de tus amistades del Liceo Francés y, lo que es mejor, la permanencia, al cabo de casi 30 años, de la unión que ahora ratificas. El fruto está presente

  2. Vicky dijo:

    Cuando uno vuelve al pasado nada es igual, pero se despiertan recuerdos que buenos o malos ahí estarán.
    Lo mejor es retomar un futuro conjunto con los buenos amigos que vivieron grandes momentos con nosotros y volver a crear lazos que volveremos a recordar.
    Además se sigue un camino que ya se ha sembrado y que nos da nuevas experiencias que enriquecen la amistad y a uno mismo.
    El pasado nunca se sabe a donde nos llevará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s