58. Feliz “veinte y mueve”

tríada

“No hay ningún problema que no te ofrezca un regalo” – Richard Bach

Un día como hoy, 29 de febrero de hace cuatro años, 2012 exactamente. Un día de esos que sólo se repite por orden del emperador Julio César para que no se descompasasen las estaciones. En definitiva, un día especial. Me levanté dispuesta a disfrutar de una espléndida mañana de esquí en Baqueira, donde ese año habíamos decidido celebrar, con algunos amigos, nuestra tradicional “Semana Blanca”. Cielos azules, nieve en buenas condiciones y la mejor de las compañías. ¿se podía pedir algo más?

El caso es que a media mañana, bajaba tranquilamente una pista cuando tropecé, empotré mi esquí izquierdo en un pequeño montículo de nieve y caí. Intenté levantarme pero “eso”, a decir de mis amigos -todos ellos fisios- “no tenía buena pinta. Avisado el camillero, toda una experiencia de recorrido por pista en ambulancia moto-trineo y un diagnóstico: 3×1: rodilla izquierda con rotura completa aguda d ligamento cruzado anterior + rotura oblicua del cuerno posterior del menisco izquierdo + rotura parcial del ligamento lateral interno. En cristiano: reposo, operación y recuperación. Esto, en la parte física.

La parte emocional fue la que me ayudó a dar un giro a mi vida. Entendí el miedo interno; el ritmo de mis actividades profesionales poco coherente con mis valores y la necesidad de replantearme HACIA DÓNDE y CÓMO quería seguir avanzando. Quedó la huella, la seña de identidad recordatoria para no perder de vista, recordarme y sentir el sendero recorrido y las experiencias vividas.

¿Recuerdas alguna experiencia drástica? ¿Un golpe? ¿Una enfermedad? ¿Algo que te haya tambaleado al punto de hacer cambiar tu enfoque de vida? Las “roturas” ayudan, si bien no es necesario llegar a ese límite para darse cuenta… la vida va lanzando sus avisos y únicamente debemos prestarles atención. Eliminar el ruido interno y externo. Sentir y sentirnos.

No obstante, ese “parón” me dio impulso para llegar hasta Co:walking®, una nueva forma de “viajar” y acompañar a otros en su propio camino, después fue DakotaCoach®, El Trapecio®… y lo que venga. La clave: COHERENCIA, la “co” que preside todos y cada uno de los pasos que sigo dando. Muy agradecida a todas y cada una de las personas que apoyaron mi nuevo rumbo: familia, amigos, clientes… GRACIAS y desde aquí sólo queda celebrar este “VEINTE Y MUEVE”.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en aïnhoa mallo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 58. Feliz “veinte y mueve”

  1. Vicky dijo:

    Hay momentos de equilibrio en la vida que te hacen parar, reflexionar y salir con energías renovadas.
    A mi suele pasarme de vez en cuando y siempre salen nuevas ideas que te plantean nuevos rumbos y retos.
    Somos personas que estamos innovando en todo momento. Como diríamos aquí “A cabeciña non para”.
    Y que no pare.
    Biquiños preciosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s