15. De viajes y otros periplos.

Aeropuerto de Múnich. 11/02/2013

Aeropuerto de Múnich. 11/02/2013

“Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas.” – Hipólito Taine

Son las 11 de la noche, voy en tren camino de Stuttgart, en recta final del periplo de viaje que inicié esta mañana sobre las 12:00. ¿Recordáis ese post en el que os hablaba de la “aventura exportadora ? Salir de Galicia –como en mi caso- con el objetivo de abordar otros mercados puede ser efectivamente una pequeña odisea. Se trata, sin embargo, de tomárselo con filosofía.

Temporal y vuelo desviado hacia Santiago así que el viaje dio comienzo por carretera. Cosa de que el Apostol nos diera su bendición. Vuelo a Madrid y por 20 minutos pierdo la conexión; toca enlazar vía Lufthansa en la Terminal 2. ¡Todavía existe! Hacía tanto que no volaba desde ahí que me pareció hasta curioso recorrer de nuevo esos pasillos y recordar vuelos de misiones comerciales cuando trabajaba en la Cámara de Comercio de Santiago o en CIP Internacional.

Llegada a Múnich, olor a nieve y rumbo a la estación central para conectar con el tren en el que ahora viajo. Este recorrido es el símbolo de lo que hacen muchas veces nuestras mercancías. Es común, en los DAFO’s de las empresas con las que realizo diagnósticos de internacionalización, que entre las amenazas planteen las dificultades logísticas, la carencia de infraestructuras adecuadas. No obstante, cabe destacar que en los últimos años se han producido importantes avances al respecto.  A pesar de todo, superadas esas barreras, salir al exterior ofrece oportunidades interesantes.

Más allá de viajar por viajar.

Esta vez el objetivo del viaje es una misión comercial que desde Co:walking e InterCo coordinamos para PROMPERÚ. Cerca de una veintena de empresas peruanas del sector de los productos ecológicos que participan en BioFach 2013.

Realizar una visita de prospección o participar en una feria internacional requiere una intensa labor previa de manera a rentabilizar una acción, que si bien en muchos casos suele venir apoyada por algún organismo oficial,  supone una elevada inversión para una pyme. En este sentido, recomiendo llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Informe del mercado: muchos organismos oficiales, como puede ser el caso en España del ICEX o del IGAPE en Galicia, ofrecen de manera gratuita, o a costes muy reducidos, breves estudios sectoriales. Interesantes para una primera aproximación.
  • Elaboración de una base de datos: que nos permita definir quienes serían nuestros interlocutores más adecuados en el mercado de destino, cursarles una invitación para la feria o solicitar una reunión.
  • Cierre de agenda de reuniones: si bien en una primera visita no es habitual cerrar un negocio, los contactos que se establezcan ayudarán a tener un coniocimiento del mercado de primera mano.
  • Visita a puntos de venta: este cuarto paso, especialmente indicado para las empresas de bienes de consumo, aporta una importante perspectiva ya que nos permite profundizar en aspectos como los precios, la presentación y gama de productos, entre otros.

Abrir los ojos.

En definitiva, los viajes, sean comerciales o no, nos abren la mente. Alejados del entorno habitual y abriendo bien los ojos, despertamos nuestra creatividad. La toma de distancia que implica un cambio geográfico nos permite descubrir nuevas oportunidades y relativizar nuestras limitaciones.

La clave está no en quedarnos en cómo empezó, si no en cómo acaba.

¿Te animas a vivir esta experiencia?

Foto realizada por Aïnhoa Mallo – Texto escrito el 10 de febrero de 2013.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en aïnhoa mallo, internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 15. De viajes y otros periplos.

  1. Albino dijo:

    Viví la experiencia cientos de veces aunque no en viajes comerciales, sino periodísticos, es decir que también tenían como objetivo el trabajo. Vueltas ciclistas a Francia, Italia y España, Festivales de Cine, Corresponsalias y Delegaciones de EFE en Europa y Sudamérica, enviado especial a la India, Perú, Alemania. Quizá la única ventaja es que algún tiempo podía sobrarme, aunque no mucho, lo aprovechaba para hacer un poco de turismo cultural. Mientras mis colegas se quedaban en el hotel para jugar la partida o charlar con los deportistas o actores yo, enviada mi crónica, hacía un recorrido por museos y edificios singulares. Lo sigo añorando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s